Skip to main content

Compré una Box-wallet, ¿la recomiendo?

Hace cerca de 3 meses ví un video en YouTube. El video comenzó con un comercial pagado de Ekster, una compañía que vende carteras, y presentaron una cartera bastante rara: era una caja de metal con una banda alrededor y la base superior abierta para introducir las tarjetas en ella; en la base inferior había un botón que al presionarlo empuja todas las tarjetas y las muestra en cascada, mientras que el efectivo va doblado y presionado por la banda.

El diseño me llamó la atención y decidí (¿cometer el error de…?) investigar un poco. Encontré un canal de YouTube llamado Walletopia, ahí caí en el oscuro mundo de las carteras, lo que me llevó a comprar la Fidelo Slim Box Wallet, y tener varias otras en mi lista de deseos.

¿Qué es una box wallet?

Por lo que he descubierto, en el mundo de las carteras hay varias categorias según el tipo, tamaño y funciones especiales de la cartera. Algunas de estas categorias son:

  • Bifold: La clásica que te regalaron en tu cumpleaños, se dobla por la mitad y tiene espacios para tarjetas y para dinero
  • Trifold: Lo mismo que se dobla dos veces.
  • Slim: Estas son carteras delgadas, pensadas para el usuario minimalista que no quiere cargar demasiadas tarjetas o efectivo, suelen ser más delgadas que las anteriores.

En esta última categoria entran las box wallet, pequeñas cajas de metal o plástico que poseen algún mecanismo para extraer tarjetas. Algunas se hacen acompañar por clips, bandas elásticas o incluso forros de piel, mientras otras son solamente un paralelepípedo hueco.

La Fidelo Slim Wallet 3 en 1

Tras ver muchos videos decidí comprarme la Fidelo Slim Wallet 3 en 1, la cual tiene un costo bastante accesible en Amazon de 30 dólares, comparado con las Ekster que superan los 70 dólares. Si me doy cuenta que esto no es para mí, al menos no gasté tantísimo dinero.

La Fidelo 3 en 1 se compone de la cartera en sí, un forro de piel sintético y las bandas elásticas, por eso es 3 en 1: se puede usar solamente la caja, con banda o con el forro. Sin embargo, por no leer bien, compré por accidente la versión que no incluye el forro, solamente la caja y algunas bandas. Aunque yo quería la versión completa, me sirvió para probar la experiencia más minimalista posible.

La cartera tiene una capacidad de 7 tarjetas. En mi experiencia puedo introducir hasta 8 tarjetas sin grabados en relieve, y hasta 6 con una o dos tarjetas con relieve. Los billetes se pueden colocar con ayuda de las bandas elásticas incluidas y he logrado meter hasta 8 o 9 billetes doblados a costa de un bulto mucho mayor. Generalmente cargo de 3 a 4 billetes doblados, aunque si vas a usar este tipo de carteras deberías reducir tu uso del efectivo lo más posible.

Como se imaginarán no hay lugar para monedas ni compartimientos secretos. Esto es algo bueno para mi, pues uno de mis malos hábitos era meter todo el dinero, monedas y tickets incluidos, hechos bola en la cartera, lo que provocaba no solo abultamientos, sino también deformidades en la cartera que eventualmente causaban daños irreparables.

Para extraer las tarjetas hay que presionar un botón en la esquina inferior, al hacerlo las tarjetas se muestran en la parte superior en forma de cascada, de manera que es fácil tomar la que deseas. Sin embargo, debo decir que el botón es bastante duro, yo tengo que usar el pulgar porque con los demás dedos es muy difícil o imposible.

En cuanto a la calidad, se siente como un producto de 30 dólares. La caja es de plástico y le tomó un par de días comenzar a despintarse de las esquinas y los aristas. Las tarjetas en el interior claramente tienen un leve desgaste por la acción de deslizarse constantemente, dicho desgaste se observa en los bordes de las tarjetas, manchas y leves pérdida de color. En este tiempo que llevo, una de las 4 bandas incluidas y la que he estado utilizando todo este tiempo amenaza con romperse, por lo que la cambié por otra, pero me hace dudar de cuanto tiempo me durarán las bandas. Quizás de haber invertido más dinero estos problemas no existirían.

La experiencia

Debo decir que la experiencia de usar este tipo de carteras es bastante agradable. Pagar en la tienda con mi tarjeta de crédito es una experiencia hasta divertida. La cartera ocupa muy poco espacio en mi pantalón comparado con las bifold que tradicionalmente he usado y no siento que me estorbe.

Sin embargo, debo resaltar dos aspectos que me están haciendo cuestionarme si debo conseguir una nueva cartera más tradicional. El primero es el relacionado al efectivo. Si bien es cierto que cada vez uso menos efectivo y con esa intención compré esta cartera, aún debo cargar conmigo varios billetes, y el traerlos doblados no es lo más eficiente o cómodo, especialmente si son muchos billetes. Además cada que voy a pagar necesito sacar todos los billetes haciendo el proceso engorroso y, lo peor de todo, peligroso, pues muestro cuanto efectivo tengo. Esto en una bifold tradicional no ocurre pues los billetes están ocultos.

El segundo problema es el limitado espacio para las tarjetas. Si solamente cargas dos o tres tarjetas de débito, más tu identificación y alguna tarjeta de puntos, no tendrás problemas. Personalmente, en los últimos meses he comenzado a visitar más los supermercados y aquellos que frecuento tienen tarjetas de puntos que me interesa tramitar, el problema es que ya no caben más. A esto sumémosle tarjetas de presentación y fotos tamaño infantil que solía cargar conmigo a todas partes y ya no me es posible. Traté de remediar esto colocando un pequeño forro originalmente para cartas de Yu-Gi-Oh dentro del cual introduje algunas tarjetas y que cargo pegada a la cartera con ayuda de la banda elástica. Siento que esto vence el objetivo original de la cartera minimalista, pero es lo que hay.

Frente de la cartera con algunos billetes

Espalda de la cartera

Frente de la cartera con las tarjetas fuera

Conclusiones, ¿la recomiendo?

Si deseas introducirte al mundo de las carteras minimalistas, esta es una gran compra. Te permite vivir la experiencia sin tener que desenbolzar una cantidad muy grande de dinero. Sin embargo, en mi caso personal, no volvería a comprarla, pues veo que necesito más espacio. Afortunadamente, tengo varias carteras en mi lista de deseos para mi próximo cumpleaños.